La insuficiencia renal (o fallo renal) es la condición en la cual los riñones dejan de funcionar correctamente. fisiologicamente, la insuficiencia renal se describe como una disminución en la filtración de la sangre.

Todavía no se entienden bien muchos de los factores que influyen en la velocidad con que se produce la insuficiencia renal o falla en los riñones . La insuficiencia renal se puede dividir ampliamente en dos categorías, insuficiencia renal aguda, e insuficiencia renal crónica.rinyones

Insuficiencia Renal Aguda

Algunos problemas de los riñones ocurren rápidamente, como un accidente que causa lesiones renales, la pérdida de mucha sangre que puede causar insuficiencia renal repentina, o algunos medicamentos o sustancias venenosas que pueden hacer que los riñones dejen de funcionar. Esta bajada repentina de la función renal se llama insuficiencia renal aguda.

La insuficiencia renal aguda (IRA) es, como su nombre implica, una pérdida rápidamente progresiva de la función renal, generalmente caracterizada por la oliguria, una producción disminuida de la orina, desequilibrios del agua y de los fluidos corporales, y desorden del electrolito. Una causa subyacente debe ser identificada para detener el progreso, y la diálisis puede ser necesaria por el tiempo requerido para tratar estas causas fundamentales.

La insuficiencia renal aguda puede llevar a la pérdida permanente de la función renal. Pero si los riñones no sufren un daño grave, esa insuficiencia puede contrarrestarse.

Insuficiencia Renal Crónica

La insuficiencia renal crónica es la condición que se produce por el daño permanente e irreversible de la función de los riñones secundario una pérdida en el funcionamiento y número de las nefronas. A nivel mundial, las causas más frecuentes (pero no las únicas) de enfermedades del riñón crónicas son: la diabetes, la hipertensión, las enfermedades obstructivas de las vías urinarias (como cálculos, tumores.)

En la mayoría de los casos, la función renal se deteriora lentamente a lo largo de varios años y da inicialmente pocos síntomas, permitiendo que el paciente no sienta muchas cosas a pesar de tener anemia e incluso tener altos niveles de toxinas en la sangre.

Síntomas de Insuficiencia Renal

En general, los síntomas de insuficiencia renal son el resultado de una acumulación lenta de desechos en la sangre y la insuficiencia progresiva de las funciones regulatorias de los riñones.

Los líquidos en exceso se acumulan en el cuerpo porque la insuficiencia de los riñones no produce bastante orina. Esto puede dar origen a un estado conocido como edema. Este exceso de líquidos provoca síntomas como hinchazón alrededor de los ojos (ojeras), en las manos, tobillos y pies. Si este líquido en exceso sigue acumulándose, ocurre una sobrecarga de líquidos. Los líquidos también pueden acumularse en los pulmones, provocando edema pulmonar.

Cuando se dañan los riñones se hará más lenta la producción de la hormona eritropoyetina, lo que significa que el cuerpo no tendrá suficientes células sanguíneas rojas. Esto provoca anemia, una complicación común de la insuficiencia renal. Si no tenemos suficientes células sanguíneas rojas para llevar oxígeno a nuestro cuerpo, nos debilitamos, sentimos frío, nos sentimos cansados y con dificultad para respirar.

  • un sabor metálico u otro sabor extraño en su boca
  • cansancio
  • sensación de frío
  • dolores de cabeza
  • presión arterial alta
  • insomnio
  • prurito y resequedad de la piel
  • pérdida de apetito o náusea
  • dolor en la región lumbar en el área de los riñones
  • mala concentración, confusión, olvido
  • piernas sin reposo o acalambradas
  • dificultad para respirar
  • hinchazón en manos, pies o cara, especialmente alrededor de los ojos (al levantarse)
  • alteraciones de la orina, como orina espumosa o sanguinolenta, más o menos orina de lo normal, o un cambio en la frecuencia de la micción, (orina).


Medicina Natural para los enfermos del riñón con la Dieta

Con relación a la alimentación, los enfermos del riñón deben ponerse algunas restricciones. Los huevos, y lácteos deben quedar suprimidos por ser alimentos y pueden producir cristales de ácido sulfúrico. Las espinacas, espárragos, coles de Bruselas y el ruibarbo mejor olvidarse de estos alimentos por producir ácido oxálico. Las carnes, el embutido, los salazones, etc, por los muchos cristales de creatina que producirán. La sal debe usarse muy moderadamente ya que tiende a producir mas sobrecarga a los riñones y como consecuencia eleva la retención de líquidos.

Suplementos Alimenticios:

Magnesio: Reduce los niveles de oxalatos en la orina. Se recomienda el uso de magnesio en forma de citrato.

Vitamina B-6
: Tomado con magnesio, reduce los niveles de oxalatos.

Vitamina C
: Acidifica la orina para evitar la formación de cálculos. Se recomienda el uso de
vitamina C de liberación sostenida conjuntamente con bioflavonoides.

Zinc
: Inhibe la cristalización.

Y por sobre todo, trata de consumir diariamente, el mínimo de seis vasos de agua, puede ser alternado con jugos de frutas naturales, para evitar problemas del riñón.