El día de hoy he decido escribir acerca de una experiencia que tuve en mi vida diaria, que me hizo analizar la información y compartirla con cada uno de ustedes, mis apreciados amigos, para que vean los factores y tomen sus propias decisiones.  Esta idea surgió en una de mis idas al supermercado, estando en los estantes de ”golosinas” buscando por ”algo saludable”, me llamo la atención ver que la mayoría de bolsas estaban etiquetadas bajas en grasa, o simplemente libres de colesterol, -haciéndome sentir tan segura de que el producto que estaba a punto de comprar, no afectaría mi salud- pero ahora la gran pregunta es: sera posible que el consumo de estos alimentos sin grasa o bajos en grasa, o libres de colesterol necesariamente haga perder peso nos ayude a mantener un corazón saludable? según mi conocimiento y estudios realizados por  la Asociacion Americana del Corazon esto NO es posible. Y ahora acá mi explicación:

Los sustitutos de grasas son compuestos químicos incorporados en alimentos para darles las cualidades de la grasa, como la retención de la humedad y la textura. Estudios han revelado que el 90% de los adultos aseguran consumir alimentos bajo en grasa y bebidas, muchas de las cuales contienen sustitutos de grasa, según un estudio realizado en 1998 por el Calorie Control Council, una asociación internacional sin fines de lucro que representa los alimentos bajos en calorías y  bajos en grasa y la industria de bebidas. El más popular de estos productos son la leche, queso, aderezos para ensaladas, papas fritas, mayonesa, margarina, helados y postres congelados lacteos


Ahora la siguiente pregunta surge, porque existiendo tantos alimentos ”bajos en grasa”, se sigue sufriendo de sobrepeso en nuestras poblaciones?

Mi conclusión después de analizar los factores que determinan este problema se deben a que los consumidores muchas veces confiamos en que estos productos son libres de grasas, comiendo mas de lo normal o del tamano indicado para evitar una sobre alimentacion de calorias vacias en nuestro organismo que mas tarde se convertiran en ”grasa”, la solucion no seria tener industrias creando mas alimentos bajos en grasa sino proveer a los consumidores el comer de forma más natural los productos bajos en grasa como las frutas y hortalizas. Los consumidores ponen demasiada fe en los productos etiquetados sin grasa a costa de hacer decisiones más inteligentes sobre el tamaño de las porciones.

Los efectos sobre la salud de 13 tipos de sustitutos de la grasa entre ellas la olestra, un sustituto de la grasa derivada de la grasa que se encuentran en productos de aperitivo, como papas fritas. Olestra afecta a la absorción de las vitaminas A, E y K. Una compañía que utiliza olestra es Frito-Lay, una división de Pepsico Inc., con su línea  incluyendo Doritos y chips de papas Lays.

Consejos practicos a la hora de hacer tu elección de alimentos:

  • Presta atención a tamaño de las porciones y las calorías, ya que las versiones reducidas en grasas de productos a menudo tienen el mismo o aún más calorías que sus versiones completas en grasa.
  • Consume mas productos naturales como ensaladas si no puedes evitar el consumo de este alimento ya que esto contrarresta el efecto negativo de las grasas sobre el organismo.
  • Recuerda que el simple hecho de que una bolsa de estos alimentos o productos de consumo diario tengan etiquetado “libre de grasa, bajo en grasa  o libre de colesterol” no significa que no contengas grasas trans que puedan elevar tu colesterol malo (LDL), un nivel alto de LDL está asociado con aterosclerosis, infarto de miocardio y apoplejía, presión arterial alta.