Sabías que unas gotas de ácido clorhídrico son capaces de destruir cualquier tejido del organismo humano, provocando un intenso dolor y la muerte de células que constituyen ese tejido. Sin embargo, la capa interna qeu recubre el estómago, llamada mucosa gástrica, es capaz de resistir la acción de dicho ácido durante toda la vida, sin resultado dañada. El ácido clorhídrico es uno de los componentes del jugo que produce el estómago, este ácido es tan fuerte que si una persona vómita sobre el suelo de mármol, es capaz de deshacer mármol, dejando una huella indeleble sobre la piedra.

El ácido clorhídrico, junto con la pepsina, es necesario para iniciar la digestión de los alimentos, especialmente de las proteínas.

Ahora la pregunta sería: Cómo logra el estómago protegerse de los efectos corrosivos del ácido que él mismo segrega?

Recientemente se han comprendido los mecanismo defensivos del estómago, mostrando que existe una auténtica barrera protectora, formada principalmente por mucosidad, que protege la capa interna del estómago. Del mantenimiento de esta capa depende la salud de este órgano.

La gastritis y la úlcera gastroduodenal son dos de las consecuencias más comunes de la alteración de la barrera mucosa del estómago. Asi que sera muy importante de cuidar de esta mucosa. En el siguiente blog estaremos hablando de aquellos alimentos que desfavorecen el cuidado de esta mucosa.