Ya hemos hablado de un condimento que tiene propiedades curativas, la canela, pero no es la única; hoy es el turno del orégano, típica especia que usamos para darle un toque a nuestras comidas. A partir de ahora tendras otra razón para usarlo en tus platos. El orégano tiene propiedades curativas que te maravillarán. Éstas van desde estimulante para el estómago, sobre todo en los casos en los que hay pérdida de apetito, dificultad en la digestión o flatulencias.

Además es carminativo; antiespasmódico; expectorante, sobre todo en los casos de bronquitis o asma; antiséptico; diurético; sudorífico (esto significa que puede ser utilizado en casos de fiebre o resfrios), eliminando toxinas del organismo; y también se usa mucho en la anemia. También es bueno contra el insomnio, el estrés, cansancio nervioso,  y en su uso externo alivia los dolores reumáticos y articulares.  Además es emenagogo, es decir, reduce los dolores menstruales, así como lo que viene tras es dolor, como es el dolor de cabeza, de estómago y la retención de líquidos. 

Trata de no hacerlo muy cargado, este te necesitara tambien del consumo de abundante agua para dar apoyo a los riñones, y los beneficios serán increibles.  Lo mas recomandable es utilizar 1 cucharada sopera por litro de agua.