En artículos anteriores tales como: el lado oscuro del azúcar he tratado de revelar las consecuencias tan perjudiciales que está trae a nuestra salud, no solo porque no aporta nada a nuestro cuerpo sino que ”roba” de el, muchos nutrientes que crean un desbalance, y por consecuencia atraen enfermedad. Me he sumergido en el estudio de este tema tan importante porque nos afecta a todos por igual, ya que el azúcar hoy en dia (La fructosa es el azúcar que se encuentra en las frutas y la miel, pero, actualmente, la principal fuente son los alimentos endulzados con jarabe de maíz rico en fructosa.  El jarabe de maíz rico en fructosa es la forma más pura de fructosa fabricada, con la cual se endulza la comida chatarra, especialmente los refrescos, golosinas azucaradas e inclusive salsas, por lo general, el jarabe de maíz de fructosa contiene entre 50 % de fructosa en las golosinas y 90 % en las bebidas. Este endulzante se deriva del maíz)  viene de muchas maneras disfrazada, y en casos extremos esta reemplazando la grasa en muchas comidas ”procesadas”.  El impacto del azúcar en el cuerpo no se detiene en la obesidad. La fructosa se ha encontrado que aumenta los niveles de ácido úrico, lo que lleva a la disminución de los niveles de óxido nítrico, los niveles elevados de angiotensina, y las contracciones de las células musculares lisas que llevan a la presión arterial alta y daño renal potencial. 

Los niveles más altos de ácido úrico también han sido vinculados a la inflamación de bajo nivel, que puede conducir a un gran número de enfermedades. Como un testamento a la deteriorada salud de muchos paises.  Desde la introducción de azúcar en la dieta principal de la mayoría de los ciudadanos, los niveles de ácido úrico han aumentado drásticamente desde la primera mitad del siglo 20. En 1920, el promedio de los niveles de ácido úrico fueron alrededor de 3,5 ml / dl. En marcado contraste, el promedio de los niveles de ácido úrico en 1980 se disparó a alrededor de 6,0 a 6,5 ​​ml / dl. niveles de ácido úrico por encima de 5,5 mg / dl indican un mayor riesgo de desarrollar hipertensión, enfermedad renal, resistencia a la insulina, hígado graso, la obesidad, la diabetes, y una serie de otras condiciones.

Otra relación que da miedo es la conexión entre el azúcar y el cáncer,  resistencia a la insulina, una respuesta a la ingesta de azúcar  prolongada y excesiva, ha sido señalado como un factor principal en muchos cánceres. Lewis Cantley es el director del Centro de Cáncer Beth Israel Deaconess Medical Center de la Harvard Medical School. Según Cantley, hasta el 80 por ciento de todos los cánceres son “impulsados ​​por cualquiera de las mutaciones o los factores ambientales que trabajan para mejorar o imitar el efecto de la insulina en las células del tumor incipiente.” Este vínculo entre el consumo de azúcar en la crónica y el 80 por ciento de los cánceres es uno que desafía la ideología dominante de cómo la nutrición afecta el cuerpo. Además, es un vínculo que no debe tomarse a la ligera.

El azúcar es actualmente un elemento básico de la mayoría de las dietas americanas. Con la principal fuente de calorías provenientes de la fructosa, que puede ser el momento de repensar la forma en que el azúcar se consume en todo el mundo.  Numerosos estudios señalan  que el azúca conlleva a una multitud de enfermedades. Tal vez es hora de poner la basura procesada, y revolucionar la salud de cada uno de nosotros con alimentos mas saludables y menos procesados.

Fuentes sobre estudios clinicos:

http://www.nytimes.com/2011/04/17/m …
http://www.theepochtimes.com/n2/hea …
http://www.sciencedaily.com/release …