Mucho se habla de los grandes beneficios de los citrícos, y la realidad es que estos realmente aportan grandes nutrientes a nuestro organismo.  Una fruta que forma parte de este grupo es la mandarina, con un agradable aroma y un color que nos identifica el sol y el verano, este citríco aporta un alto grado de vítamina C, la cual la hace uno de los alimentos indispensables en la mesa de cada hogar.  Comer una mandarina diaria  cubriremos las necesidades diarias de esta vitamina, siendo especialmente inportante para embarazadas, fumadores, lactantes, y diabéticos. Además, como es antioxidante puede prevenir enfermedades degenerativas. 

Este cítrico contiene potasio, necesario para el correcto desarrollo del metabolismo celular, y calcio que fortalece huesos y dientes.