Una de las actividades vitales más necesarias e importantes del ser humano es alimentarse.   En nuestro ajetreado diario vivir, nos vemos muchas veces en la necesidad de alimentarnos pero la falta de tiempo muchas veces nos puede inducir a comprar comida rápid o preparada.

Entonces surge la pregunta estaremos simplemente comiendo o alimentandonos?

Existe un abismo muy grande entre estos dos, y especialmente porque al alimentarnos proveemos a nuestro organismo de nutrimientos esenciales, para mantener un estado óptimo, y fortalecido para enfrentar diversas situaciones de nuestra ajetreada vida.  Mientras que el comer encierra, comida que simplemente sierven para crear la sensación de llenura, sin aportar a nuestro cuerpo, vitaminas, minerales, hidratos de carbono, fibras etc.

 

La comida “light” por ejemplo, que se venden en muchos restaurantes y supermercados, puede contener altas cantidades de grasa dañina para nuestro cuerpo, exceso de condimientos, preservates, azucares y colorantes artificiales que afectan a nuestro cuerpo, debilitandólo.

Podemos evitar el ”comer” y alimentarnos verdaderamente, comprando inteligentemente, compra alimentos no simplemente comida, ahóra te preguntáras como puedo lograr esto?  acá unos fáciles

consejos:

 

– Evita comprar pan blanco, prefiere el pan integral con semillas.

– Compra cereales sin azúcar, prefiere los cereales integrales acompañados de pasas.

– Consumente abundante avena.

– Compra abundante fruta y verduras preferiblemente las que más te gusten para que esto sirva de estimulo y las consumas con más frecuencia.

– Elige las quesos frescos sobre los precesados o viejos.

– Consume pasta integrales y evita las pastas blancas.

– Consume nueces y todo tipo de almendra.

– Evita comprar jugos ”con sabor a fruta”, mejor prepara los jugos de frutas en casa, o prefiere jugos naturales que tienen pulpa y no tiene preservantes.

– Y sobre todo evita los embutidos que son muy díficiles de asimilar para tu organismo, con un proceso de digestión mas largo y con una proteina muy fuerte que perjudicará tu salud.

 

Y recuerda que cuando tengas que comer fuera de tu casa, piensa dos veces: estaré comiendo o alimentandome? y recuerda que pequeñas decisiones, formarán una salud estable y gozaras de felicidad abundante sabiendo que estas cuidando el cuerpo que habitas.