En mi práctica diaria me he dado cuenta lo dificíl que se torna cambiar de alimentación, a una dieta basada en frutas, verduras y granos. Dejar viejos hábitos, aprender sobre que comer  y que no comer no les resulta fácil.

 

Substituir la carne y los alimentos procesados por alimentos saludables a veces puede desanimar a algunos. Estos consejos le pueden ayudar a realizar el cambio.

 

Entiende que es un proceso

Hacer cualquier cambio en la vida, especialmente los relacionados con la alimentación, es un proceso que no sucede de la noche a la mañana.

Para que la transición sea más fácil y agradable ten expectativas realistas.

La mayoría de las personas deciden seguir una dieta de plantas principalmente por salud. Luego que conocen más sobre la alimentación saludable se afirman en la decisión por otras razones.

Para comenzar el cambio define cual es la razón por la qué estás tratando de cambiar su dieta. Luego, pónte metas intermedias específicas y alcanzables con una fecha de vencimiento.

Por ejemplo, algunas metas podrían ser:

  • Comer una porción de vegetales en cada comida a partir de la primera semana.
  • Aprender a cocinar tres comidas saludables nuevas por mes.
  • Realizar cenas livianas a base de frutas.

Anota  estos objetivos en algún lugar donde pueda verlos con frecuencia. Así se recordarás de tus metas y porqué estas haciendo el cambio. Esto te ayudará a realizarlos.

 

Suma no Restes

 

Una de las razones por las que mucha gente renuncia a sus metas es que tratan de hacer cambios demasiado grandes, demasiado rápidos. Si tu has decidido seguir una dieta más saludable, empieza poco a poco y piensa en añadir nuevos alimentos en lugar de tomar las comidas familiares. ¿te gusta la pasta? substitúyela por pasta de trigo o arroz integral. ¿Te gusta comer algo dulce por las mañanas? Toma un coctel de frutas o un yogurt. ¿Tiendes a cenar todos los días? Comienza tu comida con una ensalada de colores o un tazón de sopa de verduras casero y  serás capaz de aumentar tu consumo de verduras, mientras que reduce el plato principal.

Los pequeños cambios, sencillos y manejables se suman y traen nuevos y buenos hábitos con el tiempo.

 

Busca apoyo!!!

 

Siempre es más fácil y agradable hacer el cambio con el apoyo de un amigo o miembro de la familia, o incluso con una persona profecional. La ayuda mutua contribuye a poder hacer cambios saludables.

Intercambia recetas y prueba nuevos restaurantes juntos. Tener un “compañero (a) de salud” puede ayudarte a sentirse apoyado en su decisión de comer sano y mantenerse firme en su propósito.

 

En lo personal siempre recomiendo a mis pacientes las siguiente frase:

 

” Una comida a la vez, un día a la vez”

 

Con esta simple frase, tu podras avanzar poco a poco y felizmente hacía una salud y vida mas productiva!!

 

No olvides en subscribirte a está pagina para recibir en tu correo las últimas actualizaciones en la medicina alternativa y sobre todo para obtener salud al máximo, asi como para consultarnos en línea, será una placer poder ayudarte!!